RUBÉN PÉREZ: «¿POR QUÉ NO VA A PENSAR EL ALAVÉS EN ESTAR ARRIBA?»


 

Tras dos campañas como albiazul en el arranque de su carrera, el meta aragonés ha acumulado vivencias de todo tipo hasta asentarse como titular en Tarragona

(Entrevista concedida al diario El Correo)

Rubén Pérez se confiesa como un tipo con suerte. Hoy es cancerbero titular del Nástic, donde ha vivido la gloria de jugar en Primera División, pero quizás no tantos le recuerden como el portero del filial del Alavés durante dos temporadas (2002-04) y hombre de apoyo en gran parte de los entrenamientos del primer equipo vitoriano de aquella época. Hoy vuelve a su tierra de formación y repartirá más de un saludo a los viejos conocidos. De paso, lanza un mensaje de optimismo a la parroquia de Mendizorroza. «¿Por qué no va a pensar el Alavés en estar arriba?».

-Militó dos temporadas en el filial alavesista. ¿Qué recuerda de aquellos tiempos?

-"Estuve dos campañas en el B y también entrenaba con el primer equipo, donde estaban Dutruel y Juan Pablo el primer año y Gaspersic en el segundo. Una vez que Juan Pablo subió, yo lo jugué todo en el filial. Los únicos partidos que me perdí fueron porque estaba convocado con el primer equipo. Tenía a Txutxi Aranguren de entrenador y confiaba en mí".

-De Vitoria a Badajoz.

-"Mi ilusión era renovar y quedarme en el primer equipo, pero con Gaspersic y Juan Pablo era muy difícil. Terminé mi contrato y el club no me quiso renovar. Me salió el Badajoz, que estaba recién descendido a Segunda B, pero que decía tener un buen proyecto para ascender. A los seis meses estábamos encerrados en el vestuario porque no cobrábamos. Al menos, jugué toda la temporada y me empezaron a salir ‘cosillas’".

-Su pase al Nástic también tuvo su complicación.

-"Después de mi primera temporada en Badajoz (2004-05), el Nástic me quiso fichar, pero el club pedía dinero y no hubo manera. Aquel año juego hasta diciembre y entonces se empieza a oír que me quieren varios equipos. El Pontevedra estaba dispuesto a pagar dinero y yo salgo en la prensa diciendo que no me importa marcharme si el Badajoz recibía una cantidad y eso podía servir para pagar a mis compañeros. Al club eso sentó tan mal que me sacaron del equipo. Cuando ya mi agente me había dicho que había que aguantar hasta junio me llama el Nástic. Se habían quedado sin Valencia y necesitaban un portero".

Salto

-Y hubo acuerdo al toque de campana.

-"Sí, después de meter mucha presión y de que el Nástic ayudara para encontrar otro portero que cubriera mi puesto en Badajoz. Cerramos el fichaje a las ocho de la tarde del último día que se podía fichar".

-Desde entonces, todo le ha ido de cara.

-"Y eso que firmé por seis meses. En el Nástic volvía a estar entrenando con un equipo de Segunda como lo había hecho con el Alavés, aunque hay que reconocer que yo todavía estaba un poco ‘verde’. A las tres semanas me tocó debutar porque se había roto un dedo el titular. Me vi en un ‘marrón’ tremendo; íbamos cuartos y jugábamos contra el Lorca, que era tercero. Para colmo, el partido lo retransmitía la televisión. Al final, salió todo perfecto y después cogimos una racha buenísima de trece partidos sin perder, que fue la que nos hizo ascender a Primera. Todo fue rodado".

-Se ganaría la renovación…

-"Sí, pero después ficharon a Bizarri. Al ver ese fichaje dije: ‘Madre mía, lo voy a tener complicadísimo’. Sin embargo, en la séptima jornada recuperé la titularidad. La única racha de mala suerte me llegó en diciembre. Sufrí una hernia discal y estuve cuatro meses parado. Era mi primer año en Primera y les dije a los médicos: ‘Ponerme lo que sea’. Me perdí jugar en el Nou Camp y en el Bernabeú y acabé actuando en los seis últimos partidos".

-¿Qué tal sentó el retorno a Segunda?

-"El Nástic me renovó por tres años más y la pasada campaña disputé los últimos diez choques de Liga. Dio la casualidad de que el equipo iba de cráneo y salvamos la categoría sin perder los últimos nueve partidos. La gente decía: ‘ No sé si parará este portero, pero que tiene una flor en el culo, seguro’. Me ven como un buen portero, pero también como alguien con suerte".

Dos victorias seguidas

-¿Se toman las cosas con más calma esta temporada?

-"Este año lo tenemos muy claro; no queremos pasar problemas. No nos marcamos ni mucho menos el objetivo de subir a Primera. La temporada pasada pecamos de pensar que por estar recién descendidos íbamos a ganar los partidos sólo con salir al campo".

-¿No les ronda la ansiedad por llevar seis semanas sin ganar?

-"Hay cierta confusión. El equipo está jugando bien; no pierde partidos, pero tampoco los gana y nos estamos metiendo en problemas. El domingo pasado lo tuvimos en nuestra mano ante el Hércules después de ir 2-0 en el descanso y no lo supimos aprovechar".

-En Mendizorroza les espera un duelo directo. Llevan sólo dos puntos menos que el Alavés.

-"Sí. Entre el cuarto y el decimoséptimo hay seis puntos. Si encadenas dos victorias estás peleando por meterte entre los tres primeros. El Alavés no puede pensar que está en una mala situación. Después de la victoria en Castellón, ¿por qué no van a pensar en estar arriba?"

-¿Aprovechará para repartir saludos a antiguos compañeros?

-"Desde luego. Mantengo mucho contacto con Kalderon. Él marchó a Alicante el mismo año que yo a Badajoz. También se buscó la vida. Estuvo dos años allí. Cuando le repescó el Alavés, para él fue lo más grande. Es el equipo de su tierra".

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s